ER Organización de espacios placard vestidor

Pasar varios minutos del día frente a una cantidad de ropa desordenada intentando elegir el conjunto perfecto puede resultar agotador. Una buena organización del placard o vestidor permite visualizar correctamente nuestras pertenencias, mejorando la rotación de ropa, zapatos y accesorios e identificando las cosas que podríamos mantener o eliminar.

Para lograrlo:

  • Establezco reuniones previas con el cliente para conocer su estilo de vida y así maximizar los recursos ya existentes. A partir de allí, comienzo con la reorganización del placard.
  • Asisto en la difícil tarea de elegir qué prendas y accesorios conservar, de cuáles deshacerse para regalar, donar o vender y cuáles reinventar para extender su vida útil.
  • Resuelto el punto anterior, las piezas favoritas del cliente vuelven al ropero de una manera muy organizada para que las prendas sean fácilmente ubicables, estén ordenadas de una manera cómoda y la tarea de vestirse diariamente -y de volver a guardar la ropa limpia- deje de ser un dolor de cabeza.